Solcor Chile

NOTICIAS

¿Por qué contar con una política energética?

 

Gracias a la vocación histórica en generación eléctrica que ha tenido el país, sumado a la reciente incorporación de una política energética, se ha logrado avanzar aceleradamente en la transición del sector, llegando a ser considerados como el país más atractivo para invertir en energías renovables según el Ranking Internacional Bloomberg 2020, pero ¿por qué es tan importante contar con esta política?

Energía 2050 surge en base a un proceso participativo entre actores del sector público, privado, académico y de la sociedad civil, con el objetivo de establecer lineamientos específicos con respecto a indicadores, metas y objetivos relacionado al sector; convirtiéndose en la primera Política Energética en Chile en ser sometida a Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), lo cual significa que, se desarrolló a través de una metodología que busca mejorar el diseño de la política pública de manera certificada y validada por el Ministerio de Medio Ambiente y de esta forma garantizar que todo lo establecido en dicha política se llevará a cabo de manera transparente, regulada y conforme a la institucionalidad ambiental.

¿Por qué es importante una política energética en Chile?

 

Esta política abrió un debate inédito en el país sobre la conciencia energética, entendiendo que el futuro está en las energías renovables y en la optimización de estos recursos, para lo cual el rol articulador del Estado es esencial para la coordinación del desarrollo de este sector, haciéndose necesario que la política energética vaya más allá de reaccionar ante la contingencia.

Por lo anterior, se hace importante el hecho de implementar el tema del futuro energético como una política pública, puesto que al estar bajo este lineamiento se le da un enfoque en el que se puede prever riesgos, anticipar tendencias y oportunidades, para así estar listo frente a la competencia y el mercado.

“Una política energética de largo plazo permite trazar los lineamientos y coordinar las gestiones y acciones de corto plazo de los distintos agentes del sector para una transición coherente hacia los objetivos planteados, que permitan un desarrollo energético sólido de largo plazo” – Ministerio de Energía.

¿Qué metas tiene Energía 2050?

 

La visión que propone Energía 2050 sobre el sector energético corresponde a un sector confiable, sostenible, inclusivo y competitivo con lo que se permita avanzar en la transición económica y energética del país, para ello, se sustenta de cuatro pilares fundamentales:

  • Seguridad y calidad de suministro (confiabilidad): Para que se pueda cumplir este punto es necesario establecer planes actualizados de gestión de riesgos y emergencias energéticas que aseguren la resiliencia y confiabilidad del sistema energético, para ello también se deberá trabajar en el acceso a la electricidad y de esta forma lograr que toda la población tenga acceso a ella sin disparidades, por lo que se buscará que, “para el año 2050, ninguna región tenga más de una hora de indisponibilidad a la red de suministro eléctrica al año, esto sin considerar cortes por fuerza mayor como lo sería una catástrofe”

 

  • Energía como motor de desarrollo (inclusividad): Bajo este punto se es enfático en recalcar “sin energía no hay crecimiento” por ello, es que se requiere de un desarrollo inclusivo, caracterizado por un acceso equitativo. La sociedad cada vez es más participativa en temas que le acontecen, por lo que se hace necesario consensuar nuevas formas de colaboración entre las comunidades, las empresas y el Estado para poder llegar a acuerdos comunes que favorezcan a todos, para ello se tiene como meta “desarrollar en el sector energético una estrategia de asociatividad que permitan mejorar la calidad de vida de las localidades y aportar en su desarrollo local”. Además de esto, el país debe ser capaz de generar precios competitivos para su energía eléctrica. En consecuencia, la política señala como condición esencial que Chile se posicione entre los países OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) con menores precios promedio de suministro eléctrico en el largo plazo a nivel residencial e industrial.

 

  • Compatibilidad con el Medio Ambiente (competitividad): El desarrollo energético no se puede disociar del cuidado del medio ambiente, puesto que no se estarían supliendo las necesidades de este. Por ello, es fundamental implementar políticas en paralelo que se complementen y aborden los impactos medioambientales. Bajo este punto se establece el objetivo de que “las energías renovables constituyan el 60% en el año 2035, y al menos un 70% de la generación eléctrica para el año 2050 y que la intensidad de gases de efecto invernadero (GEI) se reduzcan en un 30% para el año 2030”.

 

  • Eficacia y Educación Energética (sostenibilidad): Las industrias y mineras son de los sectores más intensivos en consumo eléctrico, y por ende, los que más información necesitan para hacer frente a las consecuencias que causan en el medio ambiente el funcionamiento de sus industrias. Por ello es que el objetivo en este punto es que “al año 2035 el sector de los grandes consumidores, como lo son: mineras, industrias y transporte, hagan uso eficiente de los recursos energéticos que disponen, con activos sistemas de gestión energética y la implementación de activas mejoras de eficiencia energética”. Por otro lado el sector de la edificación y construcción pública y privada tienen como meta que “al 2050 todas las edificaciones nuevas tengan estándares OCDE de construcción eficiente, y cuenten con sistemas de control y gestión inteligente de la energía, además de adoptar altos estándares internacionales sobre eficiencia energética en los distintos modos de transporte, contribuyendo así a los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)”.

energia-2050-solcor

Implementando la política energética, energía 2050, de la manera correcta, es decir, como parte de la estrategia de desarrollo económico, social e institucional del país, se debiesen cumplir todas las metas establecidas a mediano y largo plazo. La participación de la ciudadanía y de todos los sectores económicos será fundamental para que a largo plazo se convierta en una política representativa para todo el país.

Scroll to Top